Main Page Sitemap

Relaciones de pareja destructivas


Son los clásicos ardillas que después de hablar maravillas de alguien, ahora lo detestan.
Comparte tus resultados con tus amigos.
En todos ve a un potencial amante y te pide que los borres de redes sociales y te hace panchos por un like o un comentario.
Si esto ocurre con frecuencia estás en una relación destructiva.Les dejamos el link del conavim, una institución gubernamental que aunque está principalmente orientada a erradicar la violencia de género contra las mujeres, también tienen recursos para familias o incluso sólo varones que tienen broncas con relaciones violentas o destructivas.Si alguien te dice que te quiere en la segunda cita, mejor ahórratelo y sigue tu camino, peregrino.La violencia psicológica se aplica por medio del chantaje, privación de las necesidades básicas (emocionales, económicas, sexuales violencia verbal, desprecio, falta de respeto, ignorar la otra persona, mentiras, infidelidades, etc.Los celos no son más que una expresión de la propia inseguridad, la persona no se siente suficiente como para ser merecedora de amor y respeto, por lo tanto cree que en cualquier momento la van a dejar por un mejor partido.



Sin embargo, las personas permanecen en ellas por múltiples razones.
Las personas violentas son reincidentes y su comportamiento es cíclico, pasando por etapas de la violencia, arrepentimiento, calma, volviendo luego a una nueva ola de violencia.
Una relación es violenta desde que uno de ellos usa sobrenombres ofensivos o recurre al chantaje para obtener algo de la otra persona.No es tu mamá ni tu papá.Si crees estar con un celópata, tienes de dos: ayudarlo a conseguir ayuda o salir de inmediato de esa relación.Mejore tu Calidad de Vida en Pareja buscando hombres en merida en tan solo 5 pasos: Guía gratis.Estaré leyendo y contestando todos los comentarios y todas las preguntas de manera personal.Sí, es chido contar con los amigos, pero muchas veces ellos están en el hoyo como nosotros y no podrán ayudarnos.Cuando están pasando por la fase de arrepentimiento y calma, se comportan de una manera que la pareja hace la ilusión de que la violencia nunca más volverá a repetirse.



Pégame, pero no me dejes, la violencia dentro de las parejas es un tema mucho más común de lo que te puedas imaginar y no respeta clase social o formación educativa.
Al agresor se le hace mucho mas difícil aceptar su condición y aceptar buscar ayuda.
Y cuando recurre al chantaje para retenerte y no dejarte salir, ahí tienes un foco rojo que te indica que la cosa no anda bien.

[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap