Main Page Sitemap

Relatos gay putita


relatos gay putita

Soy tuya, vidita, para siempre tuya- Cogimos toda la noche.
Estaré todas las noches esperándotesiempre dispuesta, siempre lista.
Lubriqué la puerta de su escort leonos ano con mi saliva y esperé impaciente.
Soy de Tabasco México, estudiante de especialidad, tengo 30 años soy bisexual he tenido relaciones sexuales con chavas, chavos, y pos disfruto el sexo en cualquiera de los ámbitos.Me subí a la cama y le baje el pantalón y el calzoncillo hasta las rodillas y comencé mi faena de acariciarlo hasta que su poderosa verga alcanzara todas sus dimensiones; estuve largo rato masturbándolo con mi mano derecha mientras que con la izquierda frotaba.A pesa que no le faltaron pretendientes, Silvia no volvió a formar pareja.Desde allí, y como elemento recurrente, la calidez de mi madre se posó en mi vida como nudo central y, paulatinamente, fue tiñendo con su color particular todos mis actos.Mi bebé, me estás matando.Yo diría, sin temor a equivocarme, que es una de esas mujeres que excitan a los hombres a primera vista.Mis padres están divorciados desde que yo tenía cinco años ahora tengo veinte, vivo con mi madre y la relación que tengo con mi padre es muy buena es más bien como de amigos.Mi padre, un insisti al final me coji a la putita casero visitador médico de muy buen pasar y excelentes perspectivas de vida, pereció en un accidente de tránsito cuando sólo tenía 29 años.



Read More la historia de cómo una madre paso de ser la cariñosa y tierna a de casa a la gran putita de si hijo.
Confesiones, Gays, gays, Voyeurismo, navegación de entradas, next.
Mami ha estado mucho tiempo sin tener un hombre en su cama y no ve la hora de sentirte muy adentro.El viernes siguiente no pude concentrarme en el colegio y al volver a la hora de la comida apenas y pude probar bocado, esperando que me dijera algo terrible; pero no fue así, terminó y se fue.Dejate llevar, hermosa míami yegüita adorada.Se detuvo por un momento -A ver entonces, si puedes aguantar la verga de tu padre- me dijo, mientras se hincaba frente a mí para sujetarme y abrirme bien las piernas.Su rostro estaba muy junto al mío y sentía que su aliento me quemaba.Cogeme Ale, por favor, haceme sentir bien mujer.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap